Print This Post

REGIMENES ECONOMICOS DEL MATRIMONIO EN RUMANIA

 

REGIMENES ECONOMICOS DEL MATRIMONIO EN RUMANIA

 

Los futuros esposos puede elegir un régimen matrimonial incluso antes de casarse por medio de unas capitulaciones (rum. convención matrimonial) protocolizada ante notario.

 En el momento del matrimonio presentan esta convención matrimonial al oficial del registro civil (estado civil, rum) que hará la mención al margen de la inscripción de matrimonio. El oficial comunica al notario donde se ha protocolizado la convención una copia del acta de matrimonio y otra al Registro nacional de regímenes matrimoniales (en adelante, RNNRM) junto con la anotación formal de la convención, pues el contenido lo enviará el mismo notario una vez que recibe del oficial la confirmación del la perfección del matrimonio. Una vez que se inscribe en la RNNRM, el notario, en función de la naturaleza de los bienes incluidos en la convención matrimonial, efectuará las formalidades legales de publicidad en el Registro de la propiedad, el Registro mercantil, el Archivo Electrónico de Garantías Reales Mobiliarios, y cualquier otro registro de publicidad en su caso.

 La convención matrimonial entre los futuros esposos produce efectos desde el momento de la celebración del matrimonio, pudiendo sustituirla después de un año de matrimonio, cuantas veces se quiera por otro o modificar el primero, respetando las condiciones previstas legalmente para dicha modificación. Art. 369 del nuevo Código civil rumano (en adelante, NCC). Si bien antes de modificarlo deben hacer liquidación del régimen anterior,  a excepción de los esposos que han contraído matrimonio en Rumanía antes de la entrada en vigor del NCC y ya ha transcurrido un año, que pueden solicitar la modificación del régimen matrimonial sin necesidad de liquidar el régimen anterior.

 Si no se firma una convención, el régimen aplicable al matrimonio será el de comunidad legal de gananciales (rum. de comunidad legal).

 Las convenciones disponibles, además del legal, por los esposos, en el sentido que sólo le es aplicable uno de ellos,  son dos: de separación de bienes, y de comunidad convencional. Si bien a todos le son aplicables las disposiciones de los artículos 312 al 328 del NCC, impuestos como obligatorias por el propio artículo 312 párr. 2 del NCC. Además deben ser respetadas las disposiciones relativas a la igualdad entre los esposos, la autoridad paternal (en España este concepto equivaldría al de patria potestad regulado en los artículos 154 y ss. Del Código civil español), o la devolución hereditaria (en español equivaldría a la vocación para ser heredero forzoso).

 Esos artículos obligatorios a todo régimen económico matrimonial del NCC se refieren:

 a)      a la incapacidad de uno de los esposos y la posibilidad de ejercicio de acciones en nombre del esposo impedido, a los casos de ponerse en peligro los intereses de la familia, por parte del otro esposo, autorizado por el juez rumano de tutela.

b)      la posibilidad de realizar actos jurídicos con terceros o con el otro esposo, sin consentimiento del otro en sus propios bienes incluso disponer de saldo de su cuenta de crédito bancaria aunque se haya disuelto el matrimonio.

c)       derecho a ser informado, y a solicitarlo vía judicial en caso de oposición.

d)      necesidad de liquidar el régimen económico cuando se modifica éste o se sustituye por otro.

e)      respeto de las normas establecidas sobre la vivienda familiar, además del derecho a anotarla como tal en el Registro de la propiedad, por el cónyuge no titular, otros derechos tales como aun siendo exclusiva de uno de los esposos, éste debe pedir consentimiento del otro para  actos de disposición o de uso, o de los muebles que la decoran o amueblan, ostentando en el plazo de caducidad de un año el derecho a anular el acto, siempre que haya sido anotado en el registro de la propiedad la calificación de vivienda familiar o daños e intereses en caso contrario, si bien el titular puede obtener autorización judicial en caso de oposición infundada, en el caso de vivienda en alquiler además se prevé el derecho de atribución del uso de la misma teniendo en cuenta los intereses superiores de los hijos, de la culpabilidad en el divorcio, o la posibilidad de obtener otra vivienda.

 En el caso de comunidad legal rumana, los esposos pueden solicitar al notario inventario de los bienes muebles propios adquiridos anteriormente. Pues ellos tras el matrimonio, en caso de no ser inventariados, se consideran presuntivamente comunes. También se puede hacer al modificar el régimen por el de separación de bienes.  Se hace dicho inventario ante el notario,  en base a declaración, debiendo respetarse determinadas reglas formales y de evaluación.

 En el caso de comunidad convencional rumana, los esposos pueden incluir en la comunidad total o parcialmente los bienes adquiridos propios antes o después del matrimonio, a excepción de los bienes  de uso personal y bienes destinados al ejercicio profesional de uno de ellos, a no ser que sean elementos de un fondo de comercio que forma parte de la comunidad de bienes,  pueden incluir igualmente las deudas propias también anteriores o posteriores al matrimonio. Pueden restringir la comunidad convencional a bienes o deudas determinadas indiferentemente de que sean anteriores o posteriores al matrimonio, a excepción de las obligaciones asumidas para cubrir los gastos ordinarios del matrimonio. Pueden determinar la obligatoriedad de acuerdo de ambos para determinados actos de administración, respetando las normas imperativas ya mencionadas. La inclusión de la cláusula de “Priceput” rumana, a favor de uno u otro cónyuge, regulada en el art. 333 del NCC y, por último,  la modalidad de liquidación del régimen de comunidad convencional en su caso. Pueden determinar cuota parte que le corresponde a cada cónyuge de los bienes adquiridos en común durante el matrimonio, cuota parte obligatoria de todas las adquisiciones durante el matrimonio, y cualquier modificación de estas cláusulas debe ir acompañada en su día de su respectiva liquidación.

En el caso de régimen de separación de bienes, los esposos pueden prever una cláusula conforma a la cual los bienes que son adquiridos constante matrimonio por ambos les pertenece en propiedad común de cuota parte, pudiendo determinarse la cuota que le corresponde a cada uno en función de su contribución efectiva.

 Debido a la importancia que tiene conocer la forma de liquidación de la comunidad en lo relativo a la división de los bienes, aun cuando el legislador tanto español como rumano, lo incluyen en otro apartado del Código, relativo a las disposiciones de división de propiedades comunes, creemos necesario incluir ahora unas previsiones sobre la división que tienen interés propio.  La división es un derecho irrenunciable (nadie puede ser obligado a permanecer en indivisión) y se regula en los arts. 669 y ss. Del NCC. Los bienes en comunidad sin determinación de cuota parte se denominan en rumano in devalmasie, y son aquellos que no tienen asignada una cuota parte, como los relativos al matrimonio en régimen de comunidad legal rumano, o el de gananciales español. Tanto una forma de propiedad como otra está sujeta a las mismas disposiciones de división. Por medio de la división, no obstante, se puede entender que cada cónyuge puede quedar con una cuota parte en el caso de gananciales (devalmasie), o se va a proceder tanto en un caso como en otro, a la división material en el supuesto de bienes divisibles si asi se desea, o por la venta y distribución del precio,  o, finalmente, por la atribución del bien a uno a cambio de lo que en rumano se denomina sulta, que es la denominación de la parte que en exceso se le atribuye a uno y que es abonada en efectivo al otro. En el caso de acreedores comunes que solicitan la división, en ese caso forzoso, para seguir por los bienes de uno de ellos, el régimen no se modifica.

 La división es imprescriptible. No se puede pactar la no indivisión por tiempo superior a 5 años.