Print This Post

INFORMACIÓN SOBRE LA SOLVENCIA DE LAS SOCIEDADES COMERCIALES EN RUMANIA

“El éxito de un negocio consiste en saber valorar nuestro riesgo comercial” 

La apertura de nuevos mercados, respectivamente, la obtención de nueva clientela conlleva un aumento del riesgo ante eventuales impagos/ incumplimientos. Sobre el cómo podemos protegernos ante las conductas deshonestas o imprevistos de eventuales socios comerciales en Rumanía, discutimos seguidamente.

Para conocer sobre la eventual solvencia de una sociedad comercial rumana podemos valernos de los siguientes indicadores, todos accesibles sin necesidad de preguntar directamente a la empresa. Estos son:

  • Los datos que nos ofrece el Registro Mercantil sobre dicha sociedad: Fecha de constitución, número de socios, identidad y participación; nombre del administrador/es y poderes; cuantía del capital social suscrito y desembolsado; sede social; CIF; existencia de concurso de acreedores, etc..
  • Los datos de su facturación, tales como, su volumen de negocios, número de empleados, etc. recogidos en las últimas cuentas anuales presentadas ante la administración tributaria.
  • Comprobar si dicha sociedad ha tenido o tiene litigios en curso de resolución ante los tribuales de Rumanía, cuál es su motivo y, eventualmente, cuál ha sido su resolución.

Todos estos datos tienen carácter público y se pueden obtener previa solicitud a las autoridades competentes; si además lo deseamos, podemos completar nuestra búsqueda de información a través de una verificación a través de un buscador de internet sobre noticias o foros sociales que puedan delatar sospecha de mala reputación de la sociedad, y/o mediante Google-Maps verificar si la sede social consiste en una mera dirección postal o un verdadero domicilio real, desde donde nuestro eventual socio comercial gestiona su negocio.

Como punto de partida para el inicio de una relación comercial con uno socio comercial rumano, estos datos serían suficientes para despejar nuestras dudas sobre su solvencia. Posteriormente, no obstante, consideramos que sería oportuno negociar el establecimiento de garantías contractuales que suplieran cualesquiera de las deficiencias constatadas mediante este primer análisis. Sobre cuáles podrían ser éstas, discutiremos sin embargo en otro artículo de nuestra opinión.