CARACTERISTICAS DE LA RESPONSABILIDAD CONTRACTUAL EN RUMANIA

La responsabilidad contractual en el Derecho Rumano está regulada por los arts. 1530 y ss. del código civil rumano. En este sentido, la ley civil prevé una responsabilidad objetiva del deudor en los supuestos de demora, cumplimiento defectuoso o incumplimiento de las obligaciones contractuales.

La normativa en vigor refiere a una responsabilidad derivada del acuerdo de las partes, en el sentido que, en todo momento, el acreedor habrá de referirse al contrato como fuente para determinar la responsabilidad del deudor o, en su caso, con el alcance que en la ley se determine.

Dentro del ámbito contractual, en el que es siempre preferible optar por el cumplimiento voluntario de las obligaciones, los tribunales pueden revisar incluso el significado de los pactos existentes entre las partes a los efectos de interpretar cuál fue voluntad real de las partes en el momento de su conclusión.

El acreedor está además llamado a actuar para evitar daños que pudieren ser evitables con un mínimo de su intervención. En estos supuestos, el deudor estará obligado a indemnizar al acreedor por los gastos incurridos por éste en impedir la generación del daño; dentro de un límite razonable.

El daño deberá referir a un evento cierto, consecuencia directa y necesaria del incumplimiento. También la responsabilidad del deudor puede recaer sobre circunstancias que en el momento pudieren ser previsibles; así como, también la ley civil rumana le reconoce su derecho a percibir una indemnización por pérdida de oportunidad en realizar una ganancia. No obstante, en este último caso la cuantía de daño deberá ser proporcional a la probabilidad en que este beneficio se generara.

Un caso especial de responsabilidad es el resultante del incumplimiento doloso o en el que interviene la culpa grave del deudor en el cumplimiento de sus obligaciones. En estos supuestos el ámbito de responsabilidad de deudor se extiende incluso a aquellas consecuencias que fueron imprevisibles en el momento de la conclusión del contrato. No obstante, incluso en estos supuestos el daño del que se reclama compensación habrá de ser consecuencia directa y necesaria del incumplimiento del deudor.

Av. Luque Emilio

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *